SALUD

Mala praxis: tres médicos del Marzetti fueron separados de sus cargos

Una madre denunció por mala praxis a tres médicos del Hospital Marzetti. Utilizó las redes sociales para difundir el caso de su hijo que ingresó al hospital local con un fuerte golpe en la cabeza que le causó fractura y hundimiento craneal que ninguno de los profesionales detectó.
miércoles, 06 de noviembre de 2019 · 01:36

Laura Giselle Marini concurrió el pasado 19 de septiembre al hospital Marzetti con su hijo, Lautaro Ocampo de 13 años. El menor había recibido un fuerte golpe en la cabeza producto de un piedrazo lo que motivó a la mujer a concurrir a la guardia del nosocomio local.

En el hospital, Lautaro fue suturado por una médica cirujana de guardia quien no le hizo ni una sola placa radiográfica, enviándolo a su casa tan solo con “paracetamol por si le duele”.

Durante más de una semana posterior al hecho, la mamá concurrió al Marzetti varias veces con el menor porque la herida no para de sangrar. Fue atendido por otros dos médicos más, en días distintos, pero ninguno de ellos le mando hacer un examen más en profundidad sobre la cabeza de Lautaro.

Después de muchos días de peleas y discusiones con los médicos del Marzetti, Laura consigue una orden para poder llevar al menor al Hospital de la Cuenca, donde pudieron hacerle una tomografía computada que da como resultado, la confirmación de la sospecha que la madre tenía, fractura en el cráneo, hundimiento e infección, lo que motivó a Laura, llevar a Lautaro al Hospital Garrahan donde fue intervenido para poder curarlo. Lautaro estuvo más de 4 horas en el quirófano donde limpiaron su herida y le aplicaron más de treinta puntos de suturación, salvando la vida del menor que estuvo comprometida desde el primer momento en que fue atendido en Cañuelas.

Los médicos del hospital Marzetti fueron denunciados penalmente por Laura Marini, mamá de Lautaro Ocampo, además durante la tarde de ayer martes 5 de noviembre, desde el municipio se informó que a través del Ente Descentralizado Dr. Ángel Marzetti, se ha instruido Sumario Administrativo a los profesionales Dra. Teresa Ana de la Cruz, Dra. Gladys Castro y Dr. Omar Antonio Mosquera y se ha resuelto la suspensión preventiva por el lapso de 60 días a cada uno de los mencionados.


SALIDA DE LAUTARO DEL GARRAHAN, LUGAR DONDE LE SALVARON LA VIDA.

 

LOS HECHOS

 

El primer profesional médico en atender a Lautaro fue la cirujana Gladys Castro, quién sin ordenarle siquiera una placa radiográfica, suturó la herida del menor y lo envió a la casa. Laura -mamá de Lautaro- le pidió a la profesional que le haga una placa, a lo que la profesional habría respondido “la médica soy yo, la herida es superficial solo dale paracetamol”.

Siete días después y antes de ir a control médico, Lautaro tenía su cabecita inflamada y el hematoma producido por el golpe “volvía a sangrar como el primer día” sostuvo Laura.

Al llegar al hospital lo vuelve a atender nuevamente la Dra. Castro, quién minimizó el sangrado en la cabeza de Lautaro y lo volvió a suturar, en principio -relató Laura- sin anestesia, ocasionando más dolor en la herida del menor.

Al día siguiente, el cuadro de Lautaro no cambiaba por lo que Laura decide volver a llevarlo al hospital. El día 27 de septiembre son atendidos por otra médica, la pediatra Teresa Ana de la Cruz, siendo recibidos de muy mala manera, “por esto venís a la guardia”, habrían sido los dichos de la Dra. Cruz quién le ordena a una enfermera que cure al nene y lo envíe para la casa.

Al otro día Lautaro y Laura vuelven al Marzetti, está siendo atendidos por otro médico, el Dr. Omar Antonio Mosquera quién les habría dicho que “el sangrado era lo más normal hasta que la herida cicatrizara”, le aplica una inyección de corticoide y lo vuelve a enviar a la casa.

Sin quedarse tranquila, Laura decide llevar a Lautaro a su médico de cabecera, el pediatra Dr. Gustavo Pascuas quién constata una infección en la cabeza de Lautaro y decide darle antibióticos y un nuevo control a los tres días. Ese día de control, Lautaro continuaba con infección y sangrado, por lo que Pascuas decide hacerle una tomografía computada urgente, sospechando una herida debajo del hueso del cráneo.

Le pidió a la mamá que pase por el Marzetti y que solicite una orden para poder realizar la tomografía en el Hospital de la Cuenca. En principio, al no haber en ese momento un médico pediátrico de guardia, nadie quería darle la orden a la mamá que para ese momento la situación se había vuelto muy tensa. Llega el Dr. Pascuas al Marzetti y después de una corta pero fuerte discusión, consiguen la orden para la tomografía computada.

Los resultados de la tomografía confirman no solo que existía infección en la cabeza de Lautaro sino que además había una fractura y hundimiento en el pequeño cráneo del menor.

Lautaro ingresó por guardia al Hospital Garrahan donde fue intervenido de urgencia. Una operación que duró más de cuatro horas logrando detener la infección que sin dudas le podría haber producido daños irreversibles, hasta incluso, perder la vida.


 

Comentarios